Oficinas CIA

NETO-CIA-render1
NETO-CIA-render1

NETO-Oficinas-CIA-Presentación3
NETO-Oficinas-CIA-Presentación3

NETO-Oficinas-CIA-Presentación4
NETO-Oficinas-CIA-Presentación4

NETO-CIA-render4
NETO-CIA-render4

NETO-CIA-render2
NETO-CIA-render2

Ampliación y remodelación de oficinas.

PROYECTO
NETO Arquitectura
Marcela Martin
Juan de Souza

SUPERFICIE
1200 m2

UBICACIÓN
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

AÑO
2015

EDICIÓN DE MEMORIA
Guillermina Abeledo

ORGANIZADO
La propuesta para Oficinas CIA implica el desafío de transformar, ampliar y acondicionar el patrimonio edilicio existente sin detener el ritmo y normal desempeño de las tareas de la empresa. Etapabilidad y logística guían una minuciosa y planificada estrategia de proyecto que implica novedosos diagramas funcionales, claros y eficientes, que se suman a decisiones de carácter estructural y constructivo para admitir la coexistencia de ambos mundos, pasado y futuro, en un presente armónico, que estimule el desarrollo y la innovación.

Inicialmente inaprensible, el programa de necesidades requirió ordenar, destrabar, sanear. Su acelerada dinámica se tornó inspiración, decantando en formas cómplices que procesan modos de producción, para transformarlos en estética y programa.

Establecidas las reglas de convivencia, la lectura objetiva y obstinada, empuja redes de infraestructura, núcleos y servicios, replegándolos sobre uno de los laterales. El resto de la planta se vuelve libre, transparente y versátil; frente y fondo serán más nítidos. Arquitectura mínima, resuelve, moldea y delinea, silenciosa. Liviana en estructuras, economiza en peso y densidad, anticipando transformaciones futuras de la manera menos traumática.

La opción de ampliar tiene dos polos. Uno es en altura, donde el código admite mayores superficies pero la estructura obliga a mantenerse razonable. El perfil crece dos niveles y remata en una terraza accesible, fresca expansión sobre el panorama interior. El otro nace en el pulmón de manzana. Allí, la restricción original muta en oportunidad y delinea un jardín secreto, diáfano nodo de luz y visuales para las oficinas. Refugio privado, agua y verdes dibujan un paisaje de contemplación, apacible y privado.

La materialidad, neutra, flexible y replicable acentúa el concepto de open space y sostiene la posibilidad de integrar, unificar y anticipar. Espacios de la transparencia, maleables y adaptables, trascienden la moda para fundarse en la permanente vigencia, abiertos a la dinámica del cambio.
El mobiliario es sistema. Normalizado en medidas y texturas, la impronta se extiende al muro-mueble de guardado que, parte del bloque de servicios, ordena, organiza y exhibe. Guiño lúdico, inspirado en juegos de encastre, libera sectores, integra accesos, acumula y estiba. Imágenes rotundas y soluciones simples, la arquitectura balancea, equilibra, ecualiza.

Clara, transparente, precisa e integradora, la propuesta crea el molde necesario para desarrollar las potencialidades de la empresa.